Aprender a componer

¿Qué hay que hacer para convertirse en un compositor? La primera tarea para el compositor aspirante es escuchar toneladas de música. Lamento comenzar con una observación tan común, pero ningún entrenamiento es más importante. Para escribir una canción, primero debes comprender a nivel físico cómo se ponen las cosas juntas. Es especialmente importante escuchar a mucha música como puedas mientras aún eres joven. Todo con lo que te encuentras: grandes sinfonías, piezas no tan geniales, canciones de mierda, no importa en absoluto, mientras mantengas los oídos abiertos. Hay que digerir mas canciones como puedas. Sea conocedor de un montón de grandes músicas y también a músicas mediocres. Esta es tu primera y más importante tarea cuando eres joven.

De ahí, tienes que aprender a tocar algunos instrumentos. Hacer música es una actividad bien física. Uno no puede aprender los elementos musicales sin saber a crear bella melodía, interpretar la progresión de los acordes que nos traen lágrimas, o crear un ritmo que hace la gente querer bailar. También hay que empezar a estudiar las teorías musicales que pueden incluir elementos como la afinación, los intervalos, las escalas y acordes, el timbre, la textura, articulación y la dinámica, la forma, los sistemas de notación – como gramática musical.

Y luego olvide todo esos.

Es un derecho inherente de todos los compositores experimentar con las posibilidades del lenguaje musical en todo lo que puedan imaginar: sin ese espíritu aventurero, nada nuevo puede nacer. Cuando alguien le preguntó a Thelonious Monk cómo se inventan ciertos nuevos sonidos que suenan tan especiales en el piano, Monk señaló los teclados y dijo:

No hay ninguna nota nueva. Cuando miras los teclados, todas las notas ya están ahí. Pero si las notas significan suficientemente real para ti, sonarán diferente. Tienes que elegir las notas que realmente lo que quieres decir!

Probablemente no obtendrías nuevas notas en tu vida. Pero, fértiles territorios de la expresión musical nos esperan para cultivarlos.

Ahora es el momento de componer. Solo sigue componiendo todos los días durante 10 años, todos los días sin ninguna excusa. Algunos compositores tienen talento innato y pueden escribir fácilmente, sin importar lo que hagan o no hagan. Al igual que el agua de un manantial natural, las melodías simplemente brotan, y con poco o ningún esfuerzo, estos compositores pueden completar una obra. Desafortunadamente, no pertenezco a esta categoría. Tengo que golpear unas rocas con un cincel y cavar un agujero profundo antes de poder localizar la fuente de mis melodías. Pero, como he mantenido este tipo de vida durante muchas décadas, ya sé lo que debo hacer para llegar a nuevas vetas de agua – y eso es algo que los enciclopedias de teoría no te puede enseñar. Así que todos los días por 10 años, amigos, a menos que eres el manantial natural.

Lo más importante es la confianza. Tienes que creer que tienes la capacidad de tejer la música, golpear lass rocas y cavar los agujeros. Sin esa confianza, no se va llegar a la fuente de tu música.

Te deseo buena suerte y exito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *