Bruce Lee Remix

*Es un remix de la enseñanza de Bruce Lee para los instrumentistas.

El conocimiento se fija en el tiempo, mientras el saber es continuo. El conocimiento proviene de una fuente, de una acumulación, de una conclusión, mientras el saber es un movimiento.

– Bruce Lee

Un hombre erudito visitó a un maestro de zen para mas conocimientos. Mientras explicó el maestro, el hombre erudito con frecuencia lo interrumpía comentando: «Oh, sí, eso ya lo he estudiado…». Finalmente, el maestro dejó de hablar y comenzó a servir el té al hombre erudito. Se llenó la taza, pero siguió vertiendo y la taza se desbordó. «¡Basta!», el hombre erudito una vez más interrumpió. “¡Ya no entra mas!”. «De hecho, ya ves.» respondió el maestro. «Si no vacías primero tu taza, ¿cómo puedes probar mi taza de té?»

Vamos a decir que hace mucho tiempo un instrumentista descubrió una verdad parcial. Durante su vida, el instrumentista resistió la tentación de organizar esta verdad parcial, aunque esta es una tendencia común en la búsqueda de seguridad en la vida de un hombre. Después de su muerte, sus estudiantes tomaron «su» hipótesis, «sus» postulados, «su» inclinación y «su» método y los convirtieron en una ley. Se inventaron credos impresionantes, se prescribieron solemnes ceremonias de refuerzo, se formularon rígidos filosofías y patrones, y así sucesivamente, hasta que finalmente se erigió una institución. Entonces, lo que se originó como las ideas del instrumentista con fluidez personal se ha transformado en un conocimiento fijo y solidificado, completo con respuestas clasificadas organizadas presentadas en un orden lógico. Al hacerlo, los discípulos leales y bien intencionados no solo han hecho este conocimiento un santuario sagrado, sino también una tumba en la que han enterrado la sabiduría del fundador.

Uno no puede expresarse completamente cuando está preso por un estilo de confinamiento. La música siempre está fresca, viva y en constante cambio. El teoría, la historia, los documentos, las partituras etc. son partes de la música, pero no constituyen la totalidad de la música. Tu personalidad, tu temperamento, tu estilo particular, tus inclinaciones personales y tu constitución física todos estos influyen en la música. Si tu enfocas en una parte particular de totalidad, otras partes reaccionarán en términos de lo que “debería ser”, en lugar de a la realidad de lo que es siempre cambiante.

Los ejercicios repetitivos prolongados sin duda producirán una precisión mecánica y la seguridad del tipo que proviene de cualquier rutina. Sin embargo, es exactamente este tipo de «seguridad selectiva» o «muleta» la que limita o bloquea el crecimiento total de un artista. De hecho, muchos estudiantes desarrollan creencia religiosa y dependencia de su «muleta» que ya no pueden caminar sin ella. Por lo tanto, cualquier técnica especial, aunque sea inteligentemente diseñada, es en realidad un obstáculo.

Las fórmulas solo pueden inhibir la libertad, las prescripciones dictadas externamente solo anulan la creatividad y aseguran la mediocridad. Tenga en cuenta que la libertad que se obtiene del autoconocimiento no puede adquirirse mediante el cumplimiento estricto de una fórmula. No nos «hacemos» libres de repente, simplemente «somos» libres.

Definitivamente, el aprendizaje no es mera imitación, ni es la capacidad de acumular y regurgitar el conocimiento fijo. El aprendizaje es un proceso constante de descubrimiento, un proceso sin fin.

Desafortunadamente, la mayoría de los estudiantes en la música son conformistas. En lugar de aprender a depender de sí mismos para expresarse, siguen ciegamente a sus maestros. El producto de esta imitación es una mente dependiente. La búsqueda independiente, lo cual es esencial para la comprensión genuina, está sacrificada. Mire a su alrededor y sea testigo de la variedad de artistas de rutina, artistas del engaño, robots insensibles, glorificadores del pasado, etc., son seguidores o exponentes de la negocio musical organizado.

Un maestro nunca es un dador de «verdad». Es un guía, un indicador de la verdad que el estudiante debe descubrir por sí mismo. Un buen maestro, por lo tanto, estudia a cada estudiante individualmente y lo alienta a explorarse a sí mismo, tanto a nivel interno como externo, hasta que el estudiante se integre con su ser. Además de poseer una comprensión profunda de la música, también debe tener una mente receptiva con gran flexibilidad y sensibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *