Las posibilidades de tocar violín en una edad adulta

La real diferencia entre aprender a tocar violín a una edad temprana que a una adulta, es básicamente la flexibilidad y conciencia.

Un niño pequeño por su parte tiene sus músculos y articulaciones suaves, el instrumento se adapta fácilmente a él y viceversa, no siente mayor impedimento al adoptar la postura antinatural  que el violín en sí demanda. La mayoría de los niños elige el violín por pura casualidad, sus padres son los responsables de aquella elección. En algunos países de Europa, Asia, Norte América y algunos en América latina la educación musical es mucho más progresiva y elevada, dirigiendo a los niños a niveles técnicos muy altos, especialmente con el objetivo de llevarlos a participar de diferentes y prestigiosos concursos de talento.

En China por ejemplo existen millones de niños que estudian un instrumento, como requisito escolar. Mucha gente se pregunta cómo hacen los maestros para sacar adelante tantos nuevos niños y jóvenes, que a muy temprana edad ya están tocando obras bastante exigentes.

Por lo que he podido ver, tienen muy buenos instrumentos y muchos: aquí cada estudiante de conservatorio tiene aseguradas ocho horas, como mínimo, de estudio diario en un instrumento; tienen edificios enteros nada más que con salas de estudio.

Francisco García Torres , Profesor titular de la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes de México

Además que en países como estos, el gobierno proporciona ayuda económica para patrocinar los diferentes eventos culturales, cosa que no sucede en el Ecuador sobre todo en la formación musical de los colegios.

Sin embargo no solo se trata de eso, sabemos que los grandes músicos y compositores, de la talla de Beethoven o Mozart por ejemplo empezaron a tocar y componer desde muy pequeños, siempre vigilados por sus padres o Maestros. La disciplina que ellos adquirieron, fueron prácticamente obligatorios en principio, la música en aquellos tiempos también era una tradición y la educación también demandaba mucha exigencia.

En Ecuador sucede algo similar, en muchas provincias todavía se mantiene la enseñanza musical como tradición y como parte de su cultura, independientemente de la edad de la persona, nunca esta demás aprender un instrumento. En Otavalo por ejemplo, menciono al grupo Yarina, un conjunto de hermanos músicos que se reunieron para tocar música tradicional ecuatoriana. Muchos de ellos siguieron los pasos de sus abuelos, desde muy pequeñitos, mientras que otros se iban uniendo cuando ya eran mayores de edad, en principio sin una formación académica formal, lograron combinar los sonidos y llevar la música sin limitaciones.

No podemos comparar la educación musical de países en desarrollo, con la nuestra, pero lo que si podemos es pensar en objetivos musicales claros, cuando empezamos a tocar un instrumento a una edad avanzada por así decirlo.

El mayor temor de un músico que ha empezado a estudiar en edad adulta y que quiere hacer de la música su carrera profesional, es principalmente no lograr un nivel técnico estándar en su instrumento.

En base a mi experiencia, ya que empecé a tocar violín a los dieciocho años, cuando decidía que profesión tomar, luego de ser bachiller, elegí la carrera de música con una formación anterior muy básica del instrumento. Sin embargo en la universidad tuve que cumplir con el programa de violín para graduarme y puedo afirmar cuales son los reales problemas que uno tiene al tocar un instrumento en edad adulta y básicamente es casi todo mental.

Resulta difícil de creer que en comparación a un niño, los adultos tenemos conciencia de lo que hacemos desde que aprendemos a colocar el violín o la postura del arco, para mí en particular, todo me era cuestionable, me preguntaba todo el tiempo  ¿lo estaré haciendo bien?, ¿le agrado a mi profesor?, ¿llegare a ser concertista?, etc. Cosas que de principio jamás me ayudaron a descubrir la razón o el objetivo de mi estudio.

He aprendido en ahora casi ocho años de estudio del violín, las pautas que se necesitan para conseguir lo principal y hablo de un bonito sonido, además de eso es muy importante saber cómo se debe practicar, en principio pensaba que el mayor tiempo de estudio (10 horas diarias o más), era lo ideal para conseguir en mayor tiempo los resultados que deseaba, pero solo obtuve interminables repeticiones de error y una fuerte tendinitis en ambas manos. Por supuesto logré superar esos obstáculos y aprendí a practicar.

Mucho depende a una edad adulta de la calidad de tiempo que uno invierta para su estudio, he escuchado decir a muchos violinistas que a pesar de haber tocado desde niños, su estudio importante había sido después de los 20 porque podían corregir no solo cosas técnicas sino también corporales y musicales.

Algo que es muy importante es la guía que alguien adulto tenga al momento de aprender, es decir quien sea su profesor, porque no es el mismo tiempo que invierte un niño al que invierte un adulto. Tomo las palabras de la excelente violinista Angélica Olivo: no importa la edad, pero es muy necesario saber elegir un buen Maestro.

En conclusión, son tres las desventajas que un adulto tiene para aprender violín, la primera es que al ser consiente de todo su proceso, genera ansiedad, impotencia  y puede ser un bloqueo tanto físico como mental para poder avanzar, pero es algo que tiene solución, teniendo control sobre el propio cuerpo, postura, relajación y saber diferenciar entre la disciplina de práctica cotidiana y el exceso en error sobre error.

La segunda desventaja es que aunque suene muy cruel y tomando en cuenta que lograr un sonido agradable en el violín se logra en unos años, es que no podremos ser partícipes de los concursos internacionales de talento, pero si pensamos no es mayor cosa, tomando en cuenta que la música en si, no es una competencia, es una opción de vida.

Y la tercera desventaja es que  tenemos menos tiempo para alcanzar los objetivos deseados, pero no es un impedimento si practicamos violín o cualquier otro instrumento con paciencia y metas claras.

Por otro lado mencionaré de la misma manera tres cosas positivas de estudiar violín en edad adulta, la primera es que tenemos un proceso musical distinto, es decir tenemos la claridad para conocer a la obra, sus recursos, su dificultad, la razones por las que fue compuesta, analizar la obra desde otra perspectiva y no tan solo ejecutarla con la esperanza de que un día estará precisamente afinada. Es decir podemos generar conciencia útil de lo que estamos tocando.

La segunda razón positiva es que un violinista adulto ya conoce sus dificultades técnicas y puede trabajar en ellas solo, puede elegir sus estudios específicos para mejorar ciertos conflictos, mas que cumplir obligatoriamente con un programa establecido como sucede en el caso de los niños.

Y la última razón buena es que ya no pensamos solo en secuencia de notas bien logradas, pensamos en la música, nuestro objetivo ya no es solo ser veloces, nuestro objetivo es transmitir y crear conexión entre el público y el artista.

Me atrevo a decir que todos los músicos empezamos a edad adulta, porque es la edad en la que empezamos a hacer música per se, porque desarrollamos ya otra visión para tocar, mas bien para interpretar.

Termino mencionando algo que es muy importante en músicos adultos y que es menor en comparación con los niños pequeños y es el egocentrismo. Ya no podemos competir. Venimos a tocar, ha hacer música, ha enseñar a las nuevas generaciones el valor de componer, de cantar, de tocar un instrumento, ya no debería ser necesario pelear por el puesto en el atril mas cercano al director, la música es solo una y se hizo para compartirla entre quienes tienen el privilegio de poder experimetar con ella.

No es fatal la idea de aprender violín a una edad adulta, lo fatal es no intentarlo, lo fatal es temerle a nuestros propios anhelos.

2 thoughts on “Las posibilidades de tocar violín en una edad adulta

    1. Gracias Washington! Este articulo fue escrito por nuestra colega Daniela Verdesoto. Pero estoy de totalmente acuerdo con ella, “lo fatal es no intentarlo” y ella sabe tocar bellísimo ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *