Made in Japan

Existen muchas influencias en mi vida previo a mis 18 años, a partir de entonces creo que algo se bloqueó en mi cerebro que no permite que información musical penetre y haga nido en mi cerebro. Ni quiero explicarlo.

El hecho es que lo poco que escucho de música (por el agotamiento auditivo que experimento y por lo sobre valorado de casi todas las tendencias actuales en cualquier campo musical) lo escojo con pinzas. Un día, de esas casualidades me encuentro en youtube con una verdadera joya de la música, cuyo nombre fue lo primero que me llamó la atención (tiempo atrás aprendí que todos los nombres en Japón tienen un significado, por ejemplo de mi hermano Tadashi significa “correcto o justo”

Hiromi, entiendo que es en principio nombre de varón y significa “bendecido por Dios” (por lo menos eso me dice san google, espero corrección de mi hermano Tadashi) Hiromi Uehara, una pianista que desde mi perspectiva y considerando la mediana cultura musical que tengo, es una de las mejores pianistas de jazz de la actualidad, en mi top 10 la ubico justo junto al gran Charly Palmieri, Papo Luca y Keith Jarret. Ciertamente habrá mejores, supongo, pero no es mi interés polemizar al respecto.

Hiromi Uehara en su versión trio logra sacar todo su potencial que lo siento como un torrente de agua fresca, imparable, inenarrable, complejo y simple, hermafrodito (el torrente de agua fresca), lluvia de notas en orden-desorden, perfecto y humano. Hasta ahora solo mi hermano Tadashi Maeda ha logrado ese efecto.

Desire, uno de los temas en trío de Hiromi Uehara, con Anthony Jackson en el bajo y Steve Smith en la batería; seis golpes al inicio, con un breve interludio inician el ritual y marcan lo que vendrá. Luego patrones rítmico-armónicos a chulla mano (ecuatorianismo que significa con una sola mano) mientras la izquierda complementa la base rítmica-armónica a contratiempo en un precioso Nord. Cambios de compás, retrancas y de vuelta al contratiempo en el Nord. Un breve solo de batería con un walking bass único de Jackson mientras el piano inicia el viaje de Uehara. Ni siquiera creo que disfrute tanto como se le ve, mas bien creo que se burla de nosotros cuando ríe. Ya ni quiero describir lo que es el solo Uehara, en este punto solo veo contorsiones, gestos, manos, pelos, y un cameraman que intenta hacer la mejor toma de sus dedos, tarea imposible.

Armónicamente cuando empiezo a acostumbrarme, me cambia de velas, varias modulaciones que me dejan sin piso, Jackson inicia su solo con su Fodera distorsionado, y de vuelta al diseño inicial previo a la reexposición del tema, armonías que van y vienen, goles certeros a los toms y caja, vaivenes, mas breaks en tuti, más solo de piano, más contrapuntos del bajo, más manos izquierdas, uff. Me salto al final en este post.

.

.

.

Pequeña fuga y fin.

Señoras y señores, con ustedes Hiromi Uehara Trio.

One thought on “Made in Japan

  1. Querido Pablo, es cierto que Hiromi puede ser el nombre de un niño, pero tampoco suena más de lo habitual para las niñas. «Bendecido por Dios» como significado de Hiromi … No lo creo. Su nombre no tiene caracteres chinos, tampoco sé qué significa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *